viernes, 17 de junio de 2011

miércoles, 8 de junio de 2011

¿Qué son los servicios sociales?

Qué son y cómo funcionan los servicios sociales, diferencia entre la atención primaria y especializada, el papel de las entidades sociales y de los grupos de personas que utilizan estos servicios, prestaciones y ayudas...

Con la que está cayendo, algunas de las ayudas, prestaciones o servicios estudiados durante la asignatura de Servicios Sociales, volverán a ser reformulados dejando de ser aquello que parecían ser para convertirse en... pero mejor leer este artículo de Público.es:


Críticas por la restricción de la ayuda a los más pobres
El Gobierno endurece los requisitos para recibir la renta mínima de inserción social


Las personas con más necesidades económicas notarán este año como se endurecen los requisitos para cobrar la renta mínima de inserción, una ayuda mensual de 420 euros que el año pasado cobraron unas 27.000 personas que no superaban en ingresos esta cantidad. El Gobierno ha decidido modificar la ley que la regula en el momento en que la crisis golpea de la forma más dura: cuando la desocupación está a tocar de los niveles más altos, cuando las prestaciones de paro empiezan a agotarse y dejan de entrar a los hogares y cuando el mercado laboral está en peores condiciones de ofrecer una salida a la marginación.

Es en este contexto que las entidades del tercer sector lanzaron ayer el grito al cielo ante una medida que no acaban de entender y que consideran que reduce "una política social en una simple política crematística, economicista", afirmó Teresa Crespo, presidenta de Entidades Catalanas de Acción Social (ECAS). "Es una de las decisiones más delicadas, porque afecta una ayuda que podía permitir sobrevivir mínimamente a la gente que está al final de la cadena", señaló Pepín de Rosa, presidente del Colegio de Educadoras y Educadores Sociales de Cataluña, que dio por hecho que "caerá mucha gente".

El Gobierno escondió la reforma y evitó el dictamen del Consejo de Trabajo

El objetivo del Gobierno es complicar la concesión de estas ayudas, que actualmente ya no se pueden percibir si no se acredita que hace un mínimo de 12 meses que se tienen unos ingresos inferiores a 420 euros mensuales. Lo hará reclamando que el beneficiario tenga que certificar que hace un mínimo de dos años que está empadronado en Cataluña un año más que ahora o que acredite que en el último lustro ha vivido como mínimo cuatro años continuados en territorio catalán. Además, la Generalitat limitará a un máximo de cinco años la percepción de la prestación, a menos que el demandante tenga más de 60 años o se le haga una evaluación que demuestre su grado de exclusión social.

Según explicaron fuentes del Departamento de empresa y Ocupación, las personas que en el momento de aprobarse la modificación de la ley hayan superado el límite de cinco años cobrándola, continuarán recibiéndola durante tres años más si cumplen los requisitos.

El enojo por la modificación de los requisitos no se limitó a las entidades que ayudan los colectivos más desfavorecidos. Un miembro del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC) admitía ayer que se le había quedado cara de "tonto" cuando conoció la iniciativa. El ejecutivo escondió esta modificación legislativa al ente, que tiene que dictaminar sobre todas las leyes de ámbito socio-económico que impulse el Gobierno de la Generalitat. Casualmente, el capítulo sobre la renta mínima de inserción fue olvidado en el borrador de la Ley de Acompañamiento de Presupuestos donde figuran los nuevos criterios que fue remitido al CTESC, por lo cual sus miembros no lo pudieron analizar ni censurar.

El empadronamiento durante dos años será factor determinante para recibir la ayuda

La situación que abrirá el nuevo procedimiento abocará a un incremento de las listas de espera para recibir una prestación creada el 1997, y que estaba vinculada al plan personalizado para conseguir la reinserción social.

"Crecerá la espera"
La presidenta de la Mesa del Tercer Sector, Àngels *Guiteras, mostró su preocupación por los requisitos, que "endurecen las condiciones de los recién llegados cuando ya viven una situación dura y precaria" y otras personas que pasan su día en día sin ingresos, algunos sin techo, en familias desestructuradas y con serias complicaciones para lograr la rehabilitación. *Guiteras dice que alguna modificación se esperaban, pero no con esta severidad.

Xavier Orteu, de la cooperativa Insercoop, hacía un análisis más agrio: "Con estas iniciativas sólo se culpabiliza la pobreza y se aboca estas personas al precipicio". Orteu advirtió del coste social que tendrá la medida, puesto que desincentivarà los perceptores, que, después de seis meses de frustración, "acaban bajando los brazos". "Es un polvorín y lo peor es que el Gobierno no hace ninguna propuesta en positivo para el problema".

Teresa Crespo, partícipe en la ley de creación de la prestación, lamentó que la Administración ha renunciado a hacer de la renta mínima de inserción "un programa evaluado de reinserción para dejarla en una simple prestación. Ahora sólo entran [beneficiarios], no salen nunca".